Día 2: la navaja

09/02/2010

 

9 de abril de 2006

El domingo de nuevo madrugón. ¡¡¡Uff!! Olvidé meter ayer las fundas en la secadora, le doy un aclarao y las meto en la secadora  mientras voy a  por la prensa, a máxima potencia, así estarán secas en menos de 1 hora.

De camino al puerto sufro: ¿lo dejé ayer todo en orden? ¿y si se ha soltao algo? ¿Recogí la manguera? ¿cerré el grifo? Al llegar suspiro aliviada, el Cachalote sigue ahí, y aún flota. Me voy tranquila a tomar café y me encuentro con Pampano y su almiranta. ¡¡Joer, que majos son!! Esa pareja mola mucho.

De vuelta ya en el barco me  muero de ganas por probar mi destornillador tamaño consolador. Elijo una cabecita pa meterle y 2º contratiempo, nada más estrenarlo ME CARGO EL CACHARRO. La cabecita que le he metido se ha quedado atascada, claro, es que en las instrucciones no pone por ningún lao que hay que meterle una pieza de empalme entre el mango y la cabeza destornilladora. Esto del bricobarco es algo más complicao de lo que parecía en un principio. En fin, me resigno y emprendo el camino hacia el Sureño, y allí Rafael se encarga con las pinzas del botiquín y una gran dosis de ingenio de sacar la pieza. Me enseña algunos rincones de su barco, lo tiene que da encanto, es un tío muy organizado, un perfeccionista, eso está bien, y es modesto, a pesar de tener grandes conocimientos.

Vuelvo de nuevo al Cachalote y lo 1º que me dispongo a hacer es ponerle las fundas recién lavadas a las espumas, empiezo a meterlas, cuesta mucho, lo vuelvo a intentar, ¡¡joer, no entran!! Me pongo a echar maldiciones entre dientes en plan gitanita canastera. Tras 40 minutos de un feroz cuerpo a cuerpo luchando con las espumas  (una es cabezota) llego a la conclusión de que me sobra 1 palmo de espuma por cada lao ¿o es que habrán encogido las fundas en la lavadora? Me da que va a ser lo último, no sobra espuma, falta tela. ¿Y qué demonios hago ahora? No, no pienso cabrearme, unos palmos de déficit textil no me van a dar la mañana. Solución: agarro mi cutrenavaja multiusos ¡¡al fin, que ganas tenía de usarla!!  Y descargo mi energía negativa ensañándome con el colchón que excede. Dicen que siempre hay un roto para un descosío ¿no? Pues eso, ¡¡a romper!!

Al fin consigo que entren las fundas, todas limpitas y perfumadas. Han menguao un poquito, eso sí, pero… ¡¡que demonios!! Igual estoy innovando en decoración de interiores y creo escuela. De todos modos, esas cortinas y la tapicería son espantosas, hay que cambiarlas ¿qué género será el más adecuado? ¡¡Cuantas dudas!! Decidido, no

Pampano y su almiranta me visitan, y vienen cargados con unas coronitas bien frescas que  traen de su barco. Pienso… ¡¡vaya mierda anfitriona estoy hecha!! Yo no tengo nada que ofrecerles, excepto agua (anoto mentalmente que he de comprar una nevera). Rafael descubre una toma de corriente en la popa. Dedico la tarde a seguir descubriendo rincones ocultos, no tengo ganas de darle al estropajo. Hago fotos, ¡¡tengo mil cosas por preguntar y no sé explicarme!! Tendré que ilustrar de algún modo mis preguntas.

El día ha terminado. Un pellizquito de amargura aprieta. Mañana es lunes y debo regresar a la jungla. Volveré enunos días, aún así, se me va a hacer eterno….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: